Musica para estimular la inteligencia de los bebés

Musica para estimular la inteligencia de los bebés

Bebé escuchando música en el vientre materno

Las investigaciones indican que Mozart puede mejorar la aptitud general, la inteligencia espacial y la audición de los niños. Estos hallazgos han llevado a la aceptación general del efecto Mozart entre muchos padres.  En general, a los bebés les encanta la música. Responden a la música con emoción incluso antes de aprender a hablar. Como padre, debes hacer todo lo posible para ayudar a mejorar el desarrollo cognitivo de tu bebé y para divertirlo y calmarlo cuando tenga una rabieta.  Aunque la crianza puede ser dura, la música es una herramienta útil para criar niños inteligentes y felices. Muchos padres se preguntan si el efecto Mozart puede mejorar el nivel de CI y otras facetas del desarrollo cerebral de sus hijos. ¿Qué es el efecto Mozart?
Hay muchas formas de ayudar a mejorar el razonamiento espacial y el desarrollo neuronal de tu bebé. Una de las mejores y más eficaces formas de conseguirlo es exponer a tu bebé a Mozart y a otras músicas clásicas. Dejar que tu bebé juegue con instrumentos y apuntarle a clases de música puede contribuir en gran medida a lograr este objetivo.    Puedes utilizar nanas suaves y música suave de Mozart como música de fondo para relajar a tu bebé y ayudarle a dormir. No sólo puede estimular el desarrollo mental, sino también mejorar la calidad del sueño de tu pequeño. Mozart suave relaja el sistema nervioso y favorece un funcionamiento psicológico saludable. Empieza ahora Lo mejor que puedes hacer por tu bebé es iniciarle en las clases de música desde el principio. No es necesario que esperes a que tu hijo esté en la escuela primaria para empezar las clases de música. La mayoría de los niños de entre cuatro y cinco años están preparados para empezar a aprender los fundamentos de la música. La intervención temprana puede ayudar a tu bebé a convertirse en un adulto inteligente, además de mejorar su rendimiento académico y sus habilidades para la vida.    Entonces, ¿a qué esperas? Ponte en contacto con nosotros ahora para inscribir a tu pequeño en nuestras clases de música en otoño. Otros temas musicales que te pueden interesar de nuestro blog:Importancia de la introducción a la música en la etapa temprana: El pequeño MozartTratamiento natural del TDAH – Musicoterapia

Poner música al bebé mientras duerme

La música marca una gran diferencia en el cerebro del bebé. Un estudio del Instituto de Ciencias del Aprendizaje y del Cerebro detectó que, después de que los bebés escuchen música, sus córtex auditivo y prefrontal tienen un aspecto diferente. Estas son las regiones del cerebro encargadas de procesar tanto la música como el habla.
Si bien escuchar música tiene un impacto en el cerebro, hacer música es aún más potente. Esto se debe a que hacer música requiere habilidades motoras finas (como ser capaz de agarrar y apretar objetos), así como precisión lingüística y matemática, y creatividad ─ disparando varias áreas del cerebro.
Cuando toda esta evidencia científica se traslada a nuestros hogares y centros de aprendizaje temprano, incluso en dosis cortas, nuestros niños se vuelven más inteligentes. «Vemos un impacto en la alfabetización, la aritmética, el desarrollo físico, la coordinación motora gruesa [como correr y saltar], la motricidad fina, así como el desarrollo social y emocional», dice Graham Welsh, un neurocientífico británico que estudia el impacto de la música en el cerebro de los niños pequeños.

Música para el desarrollo cerebral de los bebés

Escuchar música clásica puede tranquilizar a tu bebé y convertirlo en un fanático de la música clásica más adelante, pero no lo hará más inteligente. Investigadores de la Universidad Estatal de los Apalaches creen haber desmentido el llamado efecto Mozart, un aumento temporal de la inteligencia que se experimenta tras escuchar una sonata para piano escrita por el famoso compositor.
El efecto Mozart fue descrito por primera vez en 1993 por científicos de la Universidad de California en Irvine, y replicado por el mismo grupo en 1995. El estudio (que no analizaba el efecto de Mozart en los bebés) descubrió que los estudiantes universitarios que escuchaban una sonata de Mozart durante unos minutos antes de realizar una prueba que medía las habilidades de relación espacial obtenían mejores resultados que los estudiantes que realizaban la prueba después de escuchar a otro músico o sin música.
El efecto en los estudiantes fue temporal (sólo duró 15 minutos) y siempre ha sido controvertido. No obstante, los medios de comunicación y los políticos se subieron al carro del efecto Mozart, afirmando que escuchar esa música ofrecía numerosos beneficios y podía aliviar problemas de salud física y mental.

Música para estimular al bebé en el útero

Las investigaciones indican que Mozart puede mejorar la aptitud general, la inteligencia espacial y la audición de los niños. Estos descubrimientos han llevado a una aceptación general del efecto Mozart entre muchos padres.  En general, a los bebés les encanta la música. Responden a la música con emoción incluso antes de aprender a hablar. Como padre, debes hacer todo lo posible para ayudar a mejorar el desarrollo cognitivo de tu bebé y para divertirlo y calmarlo cuando tenga una rabieta.  Aunque la crianza puede ser dura, la música es una herramienta útil para criar niños inteligentes y felices. Muchos padres se preguntan si el efecto Mozart puede mejorar el nivel de CI y otras facetas del desarrollo cerebral de sus hijos. ¿Qué es el efecto Mozart?
Hay muchas formas de ayudar a mejorar el razonamiento espacial y el desarrollo neuronal de tu bebé. Una de las mejores y más eficaces formas de conseguirlo es exponer a tu bebé a Mozart y a otras músicas clásicas. Dejar que tu bebé juegue con instrumentos y apuntarle a clases de música puede contribuir en gran medida a lograr este objetivo.    Puedes utilizar nanas suaves y música suave de Mozart como música de fondo para relajar a tu bebé y ayudarle a dormir. No sólo puede estimular el desarrollo mental, sino también mejorar la calidad del sueño de tu pequeño. Mozart suave relaja el sistema nervioso y favorece un funcionamiento psicológico saludable. Empieza ahora Lo mejor que puedes hacer por tu bebé es iniciarle en las clases de música desde el principio. No es necesario que esperes a que tu hijo esté en la escuela primaria para empezar las clases de música. La mayoría de los niños de entre cuatro y cinco años están preparados para empezar a aprender los fundamentos de la música. La intervención temprana puede ayudar a tu bebé a convertirse en un adulto inteligente, además de mejorar su rendimiento académico y sus habilidades para la vida.    Entonces, ¿a qué esperas? Ponte en contacto con nosotros ahora para inscribir a tu pequeño en nuestras clases de música en otoño. Otros temas musicales que te pueden interesar de nuestro blog:Importancia de la introducción a la música en la etapa temprana: El pequeño MozartTratamiento natural del TDAH – Musicoterapia

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad