Miocentesis embarazo bebés maternidad

Miocentesis embarazo bebés maternidad

qué es la amniocentesis

Si su bebé tiene una probabilidad más alta de lo normal de desarrollar defectos de nacimiento u otros problemas, es posible que quiera hacerse una amniocentesis. Los siguientes factores de riesgo pueden aumentar las posibilidades de que su bebé tenga problemas de salud:
La amniocentesis suele realizarse entre las semanas 15 y 20 del embarazo. Se utiliza una aguja para extraer entre 15 y 30 mL (de 1 a 2 cucharadas) de líquido amniótico, el líquido que rodea al bebé en el útero (matriz). El médico utiliza una ecografía para guiar la aguja en todo momento. El líquido amniótico contiene células desprendidas del bebé que pueden examinarse y analizarse para detectar una serie de enfermedades.
Algunas mujeres tienen calambres leves y pierden una pequeña cantidad de sangre y/o líquido amniótico por la vagina después del procedimiento. Esto suele desaparecer sin tratamiento en un plazo de 24 a 48 horas. Debe evitar las actividades extenuantes o las relaciones sexuales durante las 48 horas posteriores a la amniocentesis.
Recibirá los resultados unas dos semanas después de la amniocentesis. Los resultados de la mayoría de las mujeres son normales, pero si hay algún problema su obstetra o un asesor genético (un profesional sanitario formado en genética) hablará con usted y organizará cualquier cuidado especial que usted o su bebé puedan necesitar.

cómo se realiza la amniocentesis

La amniocentesis es una prueba para mujeres embarazadas que examina una muestra de líquido amniótico. El líquido amniótico es un líquido pálido y amarillo que rodea y protege al feto durante todo el embarazo. El líquido contiene células que proporcionan información importante sobre la salud de su bebé por nacer. La información puede incluir si su bebé tiene un determinado defecto de nacimiento o trastorno genético.
La amniocentesis es una prueba de diagnóstico. Eso significa que le dirá si su bebé tiene un problema de salud específico. Los resultados son casi siempre correctos. Es diferente de una prueba de cribado. Las pruebas de cribado prenatal no suponen ningún riesgo para usted ni para su bebé, pero no proporcionan un diagnóstico definitivo. Sólo pueden mostrar si su bebé podría tener un problema de salud. Si las pruebas de cribado no son normales, el médico puede recomendar una amniocentesis u otra prueba diagnóstica.
Dependiendo de la etapa de su embarazo, se le puede pedir que mantenga la vejiga llena o que la vacíe justo antes del procedimiento. En las primeras etapas del embarazo, una vejiga llena ayuda a colocar el útero en una mejor posición para la prueba. En las últimas etapas del embarazo, una vejiga vacía ayuda a asegurar que el útero esté bien colocado para la prueba.

tuve un aborto espontáneo después de la amniocentesis

Tu resumen Aquí tienes un registro de tus respuestas. Puedes utilizarlo para hablar con tu médico o con tus seres queridos sobre tu decisión.Tu decisión Próximos pasos Hacia dónde te inclinas Qué tan segura estás Tus comentarios Tu conocimiento de los hechos Conceptos clave que entendiste Conceptos clave que pueden necesitar ser revisados Preparándote para actuar Opciones del paciente Lo que te importa
Esta información no sustituye el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated rechaza cualquier garantía o responsabilidad por el uso que usted haga de esta información. El uso de esta información significa que usted acepta las condiciones de uso y la política de privacidad. Para saber más sobre Healthwise, visite Healthwise.org.

resultados de la amniocentesis

El examen de una muestra de líquido amniótico permite a los médicos analizar elementos del líquido, como las células desprendidas por el feto que contienen información genética. La amniocentesis del segundo trimestre es la más utilizada para identificar:
Los médicos pueden utilizar esta prueba más adelante en el embarazo (en el tercer trimestre) para comprobar si hay infecciones o incompatibilidad Rh. Esta prueba también puede revelar si los pulmones del bebé son lo suficientemente fuertes como para permitirle respirar con normalidad tras el nacimiento. Esto puede ayudar a los médicos a tomar decisiones sobre la inducción del parto o el intento de evitarlo, dependiendo de la situación. Por ejemplo, si la madre rompe aguas antes de tiempo, el médico puede intentar retrasar el parto para que los pulmones maduren.
La amniocentesis puede ser muy precisa -cerca del 100%-, pero sólo pueden detectarse algunos trastornos. La tasa de aborto espontáneo con esta prueba es de entre 1 de cada 300 y 1 de cada 500. Además, conlleva un bajo riesgo de infección uterina, que también puede provocar un aborto, una fuga de líquido amniótico y lesiones en el feto.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad