Estimulación visual para bebés

Estimulación visual para bebés

estimulación visual del bebé imprimible

La visión infantil se refiere al desarrollo de la capacidad visual en los bebés humanos desde el nacimiento hasta los primeros años de vida. Los aspectos de la visión humana que se desarrollan tras el nacimiento incluyen la agudeza visual, el seguimiento, la percepción del color, la percepción de la profundidad y el reconocimiento de objetos.
A diferencia de muchos otros sistemas sensoriales, el sistema visual humano -componentes que van desde el ojo hasta los circuitos neuronales- se desarrolla en gran medida después del nacimiento, especialmente en los primeros años de vida. Al nacer, las estructuras visuales están plenamente presentes, aunque inmaduras en sus potenciales. Desde el primer momento de la vida, hay algunos componentes innatos del sistema visual de un bebé. Los recién nacidos pueden detectar cambios de luminosidad, distinguir entre objetos fijos y cinéticos, así como seguir objetos cinéticos en sus campos visuales. Sin embargo, muchas de estas áreas están muy poco desarrolladas. Con las mejoras físicas, como el aumento de las distancias entre la córnea y la retina, el aumento de las dimensiones de la pupila y el fortalecimiento de los conos y los bastones, la capacidad visual del bebé mejora drásticamente. Las vías neurológicas y los cambios físicos que subyacen a estas mejoras en la visión siguen siendo un foco de atención importante en la investigación. Debido a la incapacidad de los bebés para expresar verbalmente su campo visual, la creciente investigación en este campo se basa en gran medida en las señales no verbales, incluida la capacidad percibida por el bebé para detectar patrones y cambios visuales. Los principales componentes del sistema visual pueden dividirse en agudeza visual, percepción de la profundidad, sensibilidad al color y sensibilidad a la luz.

ver más

Los bebés aprenden a ver a lo largo de un periodo de tiempo, al igual que aprenden a caminar y a hablar. No nacen con todas las capacidades visuales que necesitan en la vida. La capacidad de enfocar los ojos, de moverlos con precisión y de utilizarlos juntos como un equipo debe aprenderse. Además, tienen que aprender a utilizar la información visual que los ojos envían a su cerebro para entender el mundo que les rodea e interactuar con él adecuadamente.
Desde que nacen, los bebés empiezan a explorar las maravillas del mundo con los ojos. Incluso antes de que aprendan a alcanzar y agarrar con las manos o a gatear y sentarse, sus ojos les proporcionan información y estímulos importantes para su desarrollo.
Los problemas oculares y visuales de los bebés pueden provocar retrasos en su desarrollo. Es importante detectar cualquier problema a tiempo para garantizar que los bebés tengan la oportunidad de desarrollar las capacidades visuales que necesitan para crecer y aprender. Los padres desempeñan un papel importante a la hora de garantizar que los ojos y la visión de su hijo se desarrollen adecuadamente.
Incluso si no hay problemas oculares o de visión aparentes, alrededor de los 6 meses de edad, debe llevar a su bebé a un médico optometrista para que le haga su primer examen ocular completo. El médico optometrista comprobará muchos aspectos, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, así como la capacidad de movimiento de los ojos y su alineación. El médico también comprobará la salud general de los ojos. Los problemas de salud ocular no son frecuentes, pero si se presentan, la detección y el tratamiento tempranos son la mejor opción.

tarjetas de estimulación visual para bebés

Los bebés aprenden a ver a lo largo de un periodo de tiempo, al igual que aprenden a caminar y a hablar. No nacen con todas las capacidades visuales que necesitan en la vida. La capacidad de enfocar los ojos, de moverlos con precisión y de utilizarlos en equipo debe aprenderse. Además, tienen que aprender a utilizar la información visual que los ojos envían a su cerebro para entender el mundo que les rodea e interactuar con él adecuadamente.
Desde que nacen, los bebés empiezan a explorar las maravillas del mundo con los ojos. Incluso antes de que aprendan a alcanzar y agarrar con las manos o a gatear y sentarse, sus ojos les proporcionan información y estímulos importantes para su desarrollo.
Los problemas oculares y visuales de los bebés pueden provocar retrasos en su desarrollo. Es importante detectar cualquier problema a tiempo para garantizar que los bebés tengan la oportunidad de desarrollar las capacidades visuales que necesitan para crecer y aprender. Los padres desempeñan un papel importante a la hora de garantizar que los ojos y la visión de su hijo se desarrollen adecuadamente.
Incluso si no hay problemas oculares o de visión aparentes, alrededor de los 6 meses de edad, debe llevar a su bebé a un médico optometrista para que le haga su primer examen ocular completo. El médico optometrista comprobará muchos aspectos, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, así como la capacidad de movimiento de los ojos y su alineación. El médico también comprobará la salud general de los ojos. Los problemas de salud ocular no son frecuentes, pero si se presentan, la detección y el tratamiento tempranos son la mejor opción.

comentarios

Las expresiones faciales de los recién nacidos son apasionantes y fascinantes. Por eso, a menudo verás a personas (normalmente abuelas) que sostienen a un recién nacido por primera vez poniendo todo tipo de caras divertidas. Puede que te sientas mal por hacerlo, pero es un gran estímulo visual para tu bebé. La vista de un recién nacido sólo puede enfocar a unos 20 ó 30 cm de distancia, que es la distancia perfecta para que vea la cara de quien le sostiene. Por eso, abraza a tu bebé y haz todas las expresiones felices y divertidas que puedas.
Mantener el contacto visual con tu bebé es fundamental para su desarrollo visual. Los bebés son grandes imitadores y puede que incluso descubras que tu bebé trata de imitar tus expresiones faciales cuando estableces contacto visual y le cantas y hablas. Esto es muy bueno para estimular la función cognitiva temprana, así como para descubrir el sentido del humor único de tu bebé.
Alrededor de un mes de edad, tu bebé puede ver en color, pero no es capaz de distinguir entre diferentes tonos. Estimula la vista de tu bebé con algunos juguetes en blanco y negro de alto contraste y libros ilustrados y observa su reacción.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad